El Papa Benedicto XVI en Lourdes: Decenso a las Tinieblas

  • Home
  •  / 
  • Artículos
  •  / 
  • El Papa Benedicto XVI en Lourdes: Decenso a las Tinieblas

Estimado amigo:

Cada año cerca de seis millones de peregrinos visitan el santuario en Lourdes donde se venera a María. En Septiembre del 2008 se llevaron a cabo las celebraciones del 150 aniversario de las así llamadas apariciones. El evento climático de las festividades fue la visita del Papa para adorar a María y honrar a la joven campesina Bernadette Soubirous, quien alegadamente escuchó el mensaje de María. Son muy pocos los cristianos que han analizado la esencia del mensaje de Lourdes. En el artículo que sigue hacemos esto. Es muy importante que se entienda en los paises de habla hispana el análisis correcto de este mensaje ya que una multitud de personas en estas naciones quedan fascinadas con los eventos de Lourdes. Les suplicamos que pase este artículo a los católicos que usted crea que tengan un interés en esto. Además envíelo a cristianos de habla hispana que usted conozca a través de la nación y fuera de ella. Tabién le rogamos que si tiene una página en el Web lo coloque alli.

Confiando únicamente en el Evangelio de la Gracia del Señor,

Richard Bennett

En Septiembre 12 al 15 del 2008, el Papa Benedicto XVI recibió cordialmente en París una delegación musulmana deseándoles que tuvieran “una buena celebración del Ramadán”.

Desde Septiembre 13 al 15, el Papa estuvo visitando a Lourdes donde participó de la conmemoración del 150 aniversario de las apariciones de María. Se estima que 200,000 católicos asistieron al evento junto con más de 2,000 miembros de la policía nacional, la policía del condado, el servicio secreto del Vaticano y equipos de SWAT en los tejados.

El Vaticano reclama que el 25 de marzo de 1858, alegadamente María se le apareció a una joven campesina en Lourdes, Bernadette Soubirous, diciéndole “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Para aquel tiempo el Papa tomó la aparición como una verificación de su dogma proclamado cuatro años antes de que la Virgen María había sido concebida sin pecado original. En 1858 Bernadette dijo que había visto a la Virgen María en una caverna junto al río Gave dieciocho veces. En 1862 el obispo católico Bertrand’Severe Laurence anunció que las apariciones eran genuinas. La misma Bernadette dejó su hogar en 1866 para convertirse en una monja en Nevers, pueblo del centro de Francia. Jamás volvió a Lourdes. Las autoridades católicas decidieron construir una gran basílica que fue completada en 1872, en el lugar de las así llamadas apariciones. Durante los años siguientes se construyeron más lugares de adoración alrededor del precinto, entre los cuales se encuentran la Basílica del Rosario y la Basílica subterránea de San Pío X. En 1870, la enfermiza Bernadette murió a la edad de 35 años. En 1933 fue canonizada como una santa Católica Romana. Desde 1948 en adelante millones de peregrinos han visitado Lourdes; hasta el presente se estima un número de cerca de seis millones por año. Se afirma que en el santuario han habido curaciones milagrosas.

El año pasado el Papa Benedicto ofreció una indulgencia plenaria a todos los que hagan el peregrinaje a Lourdes. El periódico London Telegraph en su edición del 7 de diciembre del 2007 titula: “Viajes a Lourdes para cortar tiempo en el purgatorio”. La indulgencia de Benedicto, que alegadamente reduce el tiempo que un católico tiene que pasar en el purgatorio para ser limpiado de sus pecados, sigue disponible para los católicos del mundo hasta Diciembre 8 del 2008.1 La visita conmemorativa del Papa al santuario de Lourdes en Septiembre en vez de Diciembre trae a relucir ante el mundo un énfasis especial sobre el dogma papal de “La Inmaculada Concepción”. Lleva en su trayectoria el uso consistente del misticismo, por el papado en particular y por la fe católico-romana en su totalidad.

El Dogma Fundamental de Lourdes

El dogma de la “Inmaculada Concepción” presenta a María como “llena de gracia” y completamente sin pecado. La enseñanza oficial de la Iglesia Católica es como sigue:

A lo largo de los siglos, la Iglesia ha tomado conciencia de que María ‘llena de gracia’ por Dios (Lc 1, 28) había sido redimida desde su concepción. Es lo que confiesa el dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado en 1854 por el Papa Pío IX:… la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda la mancha de pecado original 2 en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano (DS 2803).

Los Padres de la tradición oriental llaman a la Madre de Dios ‘la Toda Santa’ (‘Panagia’), la celebran como inmune de toda mancha de pecado y como plasmada por el Espíritu Santo y hecha una nueva criatura (LG 56). Por la gracia de Dios, María ha permanecido pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida.”3

Por lo tanto, se ve que el dogma de la “Inmaculada Concepción” no trata como muchos piensan con el nacimiento virginal de Jesucristo, sino con la concepción misma de María en el vientre de su madre. Se afirma que ella estaba “llena de gracia” y que estaba libre de pecado original y sin pecado durante toda su vida. El papado afirma que el término “llena de gracia” se encuentra en Lucas 1:28. Sin embargo, aún en la Nueva Biblia Americana Católica (Catholic New American Bible) el verso se lee “Y llegándose a ella, le dijo, ¡Salve, favorecida! El Señor es contigo”. En los dogmas oficiales “favorecida” es traducido erroneamente como “llena de gracia”. Así que el atributo clave que la Iglesia Católica asigna falsamente a María es que ella está “llena de gracia”. En contraste total con tal noción, la idea central del texto de la Escritura es de que María ha llegado a ser un recipiente del favor de Dios. Sin embargo, la enseñanza oficial declara además que “De la descendencia de Eva, Dios eligió a la Virgen María para ser la Madre de su Hijo. Ella, ‘llena de gracia’, es ‘el fruto excelente de la redención’ (SC 103); desde el primer instante de su concepción, fue totalmente preservada de la mancha del pecado original y permaneció pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida.”4

Lo que hace del atributo de “llena de gracia” atribuído a María algo tan aterrador es la verdad bíblica de que la llenura de gracia es distinguiblemente la prerrogativa de Cristo únicamente. La gracia y el amor de Dios en la salvación es la obra sumo pontificial de Cristo y sólo de El. “Lleno de gracia” es un atributo distintivo de Su oficio. Esta característica singular se atribuye en las Escrituras solamente a Cristo Jesús el Señor. “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y contemplamos su gloria, como la gloria del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.”5 Todo cuanto le antecedió no era sino un símbolo y representación de Su oficio. Todo cuanto sucede después de El señala de vuelta hacia El. “. . .pero la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo.”6 El apóstol Juan proclamó: “Porque de su plenitud todos nosotros recibimos, y gracia sobre gracia.”7 Es por Su gracia que los verdaderos creyentes son aceptados delante del Santísimo Dios. “. . .por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud.”8 La voluntad del Padre fue de que toda la plenitud habitase en El. He ahí la plenitud de la gracia sólo en “El Verbo hecho carne”. Como la fuente de toda la gracia para Su pueblo El contiene toda la plenitud del mérito y de la justicia. El Padre se deleitó de que sólo en El como Salvador habitase toda la plenitud, “la plenitud de aquel que todo lo llena en todo.”9 Sólo El da abundantemente a Su propio pueblo “. . . gracia sobre gracia.”10 Alegar que María está “llena de gracia”, como su atributo de distinción, es pura blasfemia. Muestra un menosprecio arrogante de Aquel quien es únicamente el Hijo de Dios. Así es como se le describe singularmente en las Escrituras: “El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder. Y cuando había hecho la purificación de nuestros pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.”11 Dirigir a cualquier persona hacia María como una “llena de gracia” es un atentado de robo de la característica distintiva de Jesucristo el Señor.

Llamar a María “llena de gracia” es también un insulto a su persona. Ella se regocijó de tener un Salvador. Ella proclamó: “Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se alegra en Dios, mi Salvador. . .”12 Dios es llamado “Salvador” porque salva a Su pueblo del pecado. Aún la madre del Señor tuvo necesidad de su Salvador. La bienaventuranza de María fue una demostración del favor divino hacia ella, especialmente habiendo sido llamada a ser la madre física del Señor. Esto fue un acto de decisión soberana por parte de Dios. Como virgen y como creyente en acuerdo con la Palabra de Dios que le fue dada, concibió y dio a luz a Jesucristo el Señor. Luego, en obediencia a la Palabra del Señor, fue esposa de José y madre de sus hijos como se dice en el evangelio según Mateo: “¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas?”13 Igual que todos los demás genuinos creyentes, María de Belén fue una pecadora salvada por un Dios de gracia, mediante la fe, y no mediante una justicia esencial o gracia preservante que le fuera concedida en su propio nacimiento.

Resultado final del Dogma

El producto final de lo que se celebra en Lourdes es una adoración ofrecida a la María de la imaginación papal. En Lourdes y a través del mundo se adora a ésta Maria como la “TodoSantísima”. El texto oficial establece que: “Pidiendo a María que ruegue por nosotros, nos reconocemos pecadores y nos dirigimos a la ‘Madre de la Misericordia’, a la Virgen Santísima.”14 En cambio, la Biblia claramente enseña que sólo Dios es Santo. Su Santidad es el atributo que cubre todo los demás atributos de modo que Su rectitud es Santa, Su verdad es Santa y Su justicia es Santa. El es cada uno de sus atributos y sobre todo otro atributo es Su santidad lo que lo separa a El de toda criatura. El es totalmente Otro. La razón por la cual necesitamos ser hechos justos delante del Todo Santo Dios es porque en las palabras mismas de las Escrituras: “No hay santo como Jehovah, porque no hay ninguno aparte de ti; no hay roca como nuestro Dios.”15 Y de nuevo la Palabra del Señor proclama: “Oh Señor, ¿quién no temerá y glorificará tu nombre? Porque sólo tú eres santo. Todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti; porque tus juicios han sido manifestados.”16 Tratar de dirigirse a una criatura como la “Santísima” es blasfemia consumada e idolatría inmoral. La adoración de la María papal tiene sus propias oraciones especiales a la que llaman “nuestra Señora de Lourdes”. Así, por ejemplo, le muestran reverencia divina al orar.

También se alega que la María imaginaria que el papa adora en Lourdes tiene un oficio de salvación. La Iglesia Católica declara que a la que ellos se refieren como la “Santísima” es alegadamente causa de salvación. El Catecismo de la Iglesia Católica declara, “Ella, en efecto, como dice S. Ireneo, ‘por su obediencia fue causa de la salvación propia y de la de todo el género humano.’”18 Este reclamo es sacrílego y afecta a la persona ordinaria que desea ser salva delante de Dios. Asume que María goza de influencia con Dios y de hecho la acredita como una causa efectiva para la salvación de las almas, incluyendo la suya misma. En esto se muestra arrogante desdén por el amor de Dios como causa original de la salvación de las almas. La Biblia enseña que la salvación de los hombres es una iniciativa divina “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.”19 El es “. . .compasivo y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y verdad”20 Dirigir a cualquiera a María como la “causa de la salvación” es una verdadera traición de la única esperanza de esa persona, la cual mediante el amor de Dios, se encuentra sólamente en Cristo Jesús.

Un Punto de Introducción a lo Oculto

El desastre de la celebración de Lourdes es que, al nivel familiar diario, el culto de María conduce al ocultismo. El Papa Benedicto XVI le está enseñando al mundo cómo esto se logra. Al dar a un ser creado el honor de “Santísima” mediante una “Inmaculada Concepción”, el Papa peca flagrantemente contra el Primer Mandamiento. Por ejemplo, no sólo alienta al católico ordinario a desviarse de la verdadera adoración de Dios, sino que también se interna en el ámbito oculto del mundo espiritual. Semejante comportamiento trae el juicio de Dios sobre naciones y familias, según lo declara Su Palabra, “Jehovah se dio a conocer por el juicio que hizo; los impíos fueron atrapados en la obra de sus propias manos.”21

En los paises católicos, la Madona obradora de milagros fácilmente conduce al ambiente oculto de diablos y milagros demoniacos, incluyendo la aparición de ángeles, Marías, y muertos. Existe un paralelo muy revelador entre la falsa María católico-romana y las diosas paganas. Sin embargo, la verdad desgarradora es que tal comportamiento es la entrada al Satanismo, a la pornografía, al suicidio, y a un descenso general de la moral. El Culto Católico de “la Inmaculada Concepción” conduce a uno al ocultismo y se encuentra en lo oculto. La María papal en su calidad de “Feme Divina” tiene mesclados los atributos de una diosa pagana. Por esto, en la página web White Moon, bajo el títular de “María y Otras Diosas” dice que “cuando usted reza a María, la madre de Jesús, usted está orando, sin saberlo, a la Madre Tierra en una de sus muchas formas”. La trampa no es sólo para adultos sino también para niños. Una página web tiene páginas especiales para que mientras los niños colorean a María y a otras diosas sean conducidos a lo oculto. No se puede exagerar el peligro de entrar en el mundo del ocultismo.

La Consecuencia

Todo lo que hemos documentado aquí respecto de Lourdes — de la María católica estando “llena de gracia”, la “Santísima”, la “causa de salvación” como una que tuvo una “Inmaculada Concepción” – es completamente profano y blasfemo delante de un Dios Todo Santísimo y del Salvador exclusivo, el Señor Jesucristo. El espléndido drama de Septiembre de la visita del Papa a Lourdes fue de hecho una llamada de emergencia para descender a las tinieblas. Pone en peligro el bienestar eterno de las gentes a través del mundo porque, mientras reclama ser cristiano, no les enseña cosa alguna del Evangelio de Jesucristo. Las Escrituras establecen que “Satanás mismo se disfraza como ángel de luz”22 A pesar de todo, aún nos quedamos boquiabiertos viendo la obra del príncipe de las tinieblas en los dogmas oficiales que incitaron el descenso del Papa Benedicto a las tinieblas en Lourdes en Septiembre del 08.

Igual que Pedro y Pablo, El apóstol Juan escribió a fin de que supiéramos cómo tener la paz y seguridad que provienen de tener aceptación delante de Dios. Así como ya hemos dicho reiteramos que Dios el el único Todo Santísimo. Su santidad es el factor distinguible en todas sus características esenciales. Esta es la razón por la cual necesitamos ser aceptados delante del único y sólo Dios Todo Santísimo en los términos prescritos por El. Por Su sola gracia, el pecador que está muerto en transgresiones y pecado queda convertido a El mediante la convicción del Espíritu Santo, en fe sóla, para la Salvación que sólo El da. Esta salvación se basa solamente en la vida y muerte perfectas de Cristo, porque por medio de ellas El pagó el precio completo por los pecados de Su pueblo. Sólo Dios por Su gracia abre el oído del pecador para que pueda creer por la fe sóla en El, “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No es por obras, para que nadie se gloríe.”23


Richard Bennett de “Berean Beacon”

http://helpforcatholics.org/sp

El autor concede permiso para copiar este artículo en tanto sea copiado en su totalidad sin cambio alguno. También se concede permiso para presentar este artículo en su totalidad en las páginas del Internet.


  1. Diciembre 8 es la fecha oficial de la celebración anual de “La Inmaculada Concepción”.
  2. Catecismo de la Iglesia Católica (1994), Párrafo 491.
  3. Catecismo, Párrafo 493
  4. Catecismo, Párrafo 508
  5. Juan 1:14
  6. Juan 1:17
  7. Juan 1:16
  8. Colosenses 1:19
  9. Efesios 1:23
  10. Juan 1:16
  11. Hebreos 1:3
  12. Lucas 1:46-47
  13. Mateo 13:55
  14. Catecismo, Párrafo 2677
  15. 1 Samuel 2:2
  16. Apocalipsis 15:4
  17. http://members.aol.com/mstringy13/page5.html 9/10/2008
  18. Catecismo, Párrafo 494
  19. Juan 3:16
  20. Exodo 34:6
  21. Salmo 9:16
  22. II Corintios 11:14
  23. Efesios 2:8,9