La Alianza de Nuevos Evangélicos con Apostasía cerca

  • Home
  •  / 
  • Artículos
  •  / 
  • La Alianza de Nuevos Evangélicos con Apostasía cerca


Richard Bennett

A través de los siglos, los evangélicos han afirmado que a través dela fe solamente es la única manera como los pecadores pueden ser justificados en Cristo para ser presentados limpios delante del Santísimo Dios. 1 La justificación es un acto judicial pronunciado por Dios solamente a través del cual Dios da el veredicto que solamente en Cristo, el pecador puede ser perfectamente declarado justo. Esta acción jurídica legal que Dios hace no es basada en nada que el hombre hace o merece, este veredicto es hecho solamente y totalmente basándose en la (justicia) santidad de la vida perfecta de Cristo y el sacrificio de su muerte en la cruz que propiciaron el justo pago de la condena merecida por el pecado del hombre. Históricamente, los evangélicos han estado de acuerdo con el apóstol Pablo, “más al que no obra, sino cree en aquél que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. 2

Una persona que se llame evangélico profesa que es totalmente fiel al Evangelio de Cristo tal como está proclamado en La Escritura. El verdadero Evangelio demanda separación de cualquier persona o entidad que proclame o enseñe otro evangelio, como el apóstol Pablo declara, “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema” 3 Sin esa separación el nombre “evangélico” no significa nada. El evangelismo nuevo, que voluntariamente compromete el Evangelio y acomoda otros evangelios, ha ganado mucho terreno y está creciendo en todas partes desde el año 1960. Desde esta fecha el mundo evangélico ha cambiado hasta el punto que no puede ser reconocido. Este hecho está completamente documentado en el libro Evangelismo Dividido ( Evangelicalism Divided ) por Iain Murray (Edinburgh: Banner of Truth, 2000). La primera y segunda reuniones de la Conferencia Nacional de Anglicanos Evangélicos que se reunieron en Inglaterra en 1967 y 1977 respectivamente, mostraron el deseo de unirse con anglicanos ritualistas que esencialmente son católicos romanos en creencia y práctica, y con liberales que creen que la Biblia no es infalible. Evangélicos líderes como J.I. Packer y John Stott, endosaron los acuerdos de estas conferencias, y haciendo esto, ellos dejaron a un lado las verdades Bíblicas para aceptar como verdaderos hermanos y hermanas en Cristo a sus amigos anglicanos. El alejamiento más drástico del Evangelio Bíblico sucedió en 1994 en los Estados Unidos, aproximadamente diecisiete años después de la Conferencia Nottingham. A finales de marzo de 1994, un grupo de veinte líderes evangélicos y veinte líderes católicos romanos produjeron un documento titulado: Evangélicos y Católicos Juntos: La Misión Cristiana del Tercer Milenio (ECJ = Evangélicos y Católicos Juntos)

Dos de los promotores más importantes de este esfuerzo ecuménico fueron Charles Colson y Richard Neuhaus, un pastor luterano que se convirtió en un sacerdote católico romano. El trabajo específico comenzó en septiembre de 1992. A estos hombres se les unieron en el proceso de escribir el documento los siguientes personajes: Larry Lewis de la Junta de La Casa Misionera de la Convención Bautista del Sur, Jesse Miranda de las Asambleas de Dios, John White de Geneva College y la Asociación Nacional de Evangélicos, y otros, incluyendo a dos Jesuitas, Avery Dulles y Juan Díaz-Vilar. Dos Jesuitas más firmaron la declaración cuando ésta fue presentada.

Aparte de los evangélicos participantes que ayudaron a crear el documento, encontramos firmantes que incluyen J.I. Packer, Bill Bright de Campus Crusade for Christ , Mark Noll de Wheaton College, y Pat Robertson del Club 700. Los firmantes por parte católico romano incluyen al Cardenal John O’Connor, el Arzobispo de Sevilla, Arzobispo Stafford, y el Obispo Francis George que ahora es Arzobispo de Chicago.

El Evangelio según ECJ (Evangélicos y Católicos Juntos)

Los firmantes de ECJ ampliamente admiten que “hay diferencias que no pueden ser resueltas aquí”. Sin embargo motivados por el deseo de la unión en asuntos morales importantes, los autores de ECT proclaman que los evangélicos y los católicos romanos son uno en Cristo, y que todos son verdaderamente cristianos. La primordial falla de este largo documento es su distorsión del Evangelio. Los firmantes declaran que lo que ellos creen se acerca más al Evangelio de Cristo cuando ellos afirman:

“Nosotros afirmamos juntos que somos justificados por gracia a través de la fe debido a Cristo. La fe viviente es activa en amor que no es nada menos que el amor de Cristo,…” (p.5)

Par ser bíblico, esta afirmación debería de decir, “Afirmamos juntos que somos justificados por gracia solamente , a través de la fe solamente , en Cristo solamente .” La palabra “solamente” significa que la justicia o santidad perfecta de Jesucristo – y esto solamente – es suficiente para justificar al pecador redimido ante el Santísimo Dios. 4 Sin embargo, al definir de esta manera la justificación, excluiría los sacramentos católicos romanos, y a los sacerdotes que los controlan, los cuales son necesarios para la justificación de los católicos romanos. 5 Es evidente que para excluir lo que significa la palabra “solamente” hay que quitarle parte al Evangelio de Cristo. De la misma manera una adición se le hace al Evangelio de Cristo en las palabras de ECT que califican fe como, “fe viva activa en amor”. Esto fue hecho para acomodar la inclusión de los sacramentos católicos romanos. Esta fue exactamente la misma intención del Concilio de Trento en su aclaración del significado de la palabra fe. Trento declara:

“La fe no une a nadie perfectamente con Cristo ni hace a nadie miembro del cuerpo de Cristo, sino se le agrega esperanza y caridad… Esta fe, de acuerdo con la tradición apostólica, fue la que los catecúmenos le pidieron a la iglesia en (antes del) el sacramento del bautismo…” 6

La teología católica romana siempre hace referencia al concepto de “fe viva” para incluir obras, particularmente sus sacramentos, que Roma define como necesarios para la salvación. 7

Los nuevos evangélicos firmantes de ECT están de acuerdo con la definición que los católicos romanos le dan a “fe viva activa en amor”, y por consiguiente están formalmente de acuerdo en agregarle al Evangelio adiciones que anulan su mensaje. Roma continúa mostrando su manera de entender “fe viva” en su Catecismo de 1994, donde declara, ” La raíz más importante de la fe viva de la iglesia (es) principalmente por medio del Bautismo…” 8 Si los nuevos evangélicos en realidad creen en el concepto católico romano de “fe viva” entonces, lógicamente ellos deberían también estar de acuerdo con Roma cuando ésta condena a todos los que profesan solamente fe en Cristo por la gracia de Dios, como Roma lo hizo oficialmente en el Concilio de Trento que todavía está vigente, “Si alguien dice que por fe solamente el pecador es justificado, entendiendo por esto que nada más es requerido para cooperar en la obtención de la gracia de la justificación, y que de ninguna manera es necesario que se prepare y disponga por la acción de su propia voluntad: esta persona sea anatema (condenada)” 9

La consecuencia del acuerdo con las enseñanzas católicas romanas es la negación de las claras verdades de La Escritura, “Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia,” 1 0

Evangélicos también están de acuerdo con el bautismo de regeneración

Bajo el título general de “Nosotros testificamos juntos,” y (usando el lenguaje del documento) “en el contexto de evangelización y re-evangelización,” los nuevos evangélicos van hasta el extremo de reconocer que “para los católicos, todos los que han sido válidamente bautizados han nacido de nuevo y están verdaderamente, aunque en forma imperfecta, en comunión con Cristo.” (p.23) Estos nuevos evangélicos no necesitaban escribir nuevamente esto, les hubiera bastado con copiarlo de la Ley del Código Canónico Romano que dice lo mismo,

“El bautismo… . a través del cual hombres y mujeres son liberados de sus pecados, son nacidos nuevamente como hijos de Dios y configurados con Cristo…” 1 1

En contraste con las enseñanzas de Roma y las afirmaciones firmadas por J.I. Packer, Chuck Colson y todos los firmantes, las palabras del Cristo resucitado escritas en el evangelio son cristalinamente claras. “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” 1 2 Fe es la llave de la gracia salvífica e incredulidad es el principal pecado de condenación. Fe es lo que es absolutamente necesario para salvación, el bautismo es una ordenanza que sigue a la fe y solamente testifica de esa fe. La prueba de esto está en la omisión en la segunda parte del verso: no dice que “el que no sea bautizado se condenará,” sino “el que no creyere” La Conferencia de Ex-Católicos Para Cristo de 1999 formalmente pidió a los firmantes que se retractaran y se arrepintieran del pecado de agregarle y quitarle al Evangelio, pero todavía éstos no han respondido. En lugar de responder, una defensiva del documento se ha mantenido en los Estados Unidos y en el extranjero.

Los terribles efectos de ECJ

El efecto real y desastroso que los nuevos evangélicos han obtenido al comprometer el Evangelio en este acuerdo, es el detener la evangelización de los católicos romanos en todo el mundo. Si esta negación del verdadero Evangelio de Cristo es aceptada, las iglesias cristianas bíblicas no van a ver la necesidad de evangelizar a los católicos romanos. El impacto sobre las verdaderas iglesias bíblicas evangélicas de los países católicos del tercer mundo ya es evidente. Si esta tendencia ante-Evangélica continúa sin ningún reto, va resultar en la ruina del bienestar espiritual de millones de almas. Esto es, sin embargo, lo que exactamente proclama la póliza de los firmantes de ECJ:

“Reconocemos que nuestra experiencia refleja las circunstancias y oportunidades distintas de evangélicos y católicos que viven juntos en Norte América. Creemos, a la vez, que lo que hemos descubierto y resuelto es pertinente también a la relación entre evangélicos y católicos en otras partes del mundo. ” y …no es legítimamente teológico ni prudente uso de los recursos de una comunidad cristiana (iglesia) proselitar (evangelizar) otros participantes activos de otra comunidad cristiana.” (Introducción p.1)

¿Desde cuándo ha sido teológicamente ilegal exponer error y herejías? Debido a que estos hombres inteligentes y educados han negado el propio Evangelio de Cristo, es el momento para afirmar que el mandato bíblico de separación de estos individuos debe ser observada! “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis! bienvenido! Porque el que le dice: !bienvenido! participa en sus malas obras.” 1 3

Más acuerdo con Roma

El 12 de noviembre de 1997, los líderes evangélicos y católicos romanos firmaron y publicaron un documento titulado “El Regalo de La Salvación”. La intención expresa de este documento era demostrar “la fe común” de evangélicos y católicos romanos, y reafirmar “la aceptación de unos a otros como hermanos y hermanas en Cristo” Este documento fue publicado en la edición del 8 de diciembre de 1997 de Chrsitianity Today . Los firmantes católicos romanos tales como Richard John Neuhause y Avery Dulles, S.J., explícitamente afirmaron en el documento que ellos son “Católicos fielmente conscientes de las enseñanzas de la iglesia Católica.” Lo que consecuentemente se podía esperar está realmente en el documento, tal es la doctrina católica romana de la justificación conferida la cual es enseñada como evangelio. J.I. Packer, Charles Colson, Os Guinnes, Richard Land y Bill Bright se han unido con Timothy George, T. M. Moore, John Woodbridge y otros para, no solamente presentar un mensaje de justificación bajo un evangelio oscuro, sino también para en una forma distinguida y erudita, aliarse con la doctrina de Roma referente a la justificación interna conferida u obtenida con la perfección interna del hombre

Una calculada negación del Evangelio

El documento afirma, “La justificación, en la determinación de salvación, es central en La Escritura, y su significado ha sido altamente debatido entre protestantes y católicos.” Luego afirma que los firmantes han llegado a un acuerdo. Su declaración de acuerdo es la siguiente:

Estamos de acuerdo que la justificación no es obtenida por ninguna obra o méritos nuestros; ésta es completamente un regalo de Dios, conferido a través de la pura misericordia del Padre, debido al amor que nos tiene en su Hijo, quien sufrió por nosotros y resucitó de la muerte para nuestra justificación. Jesús “fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.” (Rom. 4:25) En la justificación, Dios, en base a la perfección de Cristo solamente, nos declara ser no más sus enemigos rebeldes sino sus amigos perdonados, y en virtud de su declaración, es así.

El asunto que vamos a revisar está claramente escrito en la primera frase. “Estamos de acuerdo que la justificación… es conferida a través de la pura misericordia del Padre.” Leyendo cuidadosamente se puede ver claramente lo que gramaticalmente, las dos frases fundamentalmente expresan, “… ésta (justificación) es completamente un regalo de Dios, conferido (no imputado)… y en virtud de su declaración ésta (justificación conferida) es así.”

Esta es doctrina católica romana tradicional. Roma es especialista en ambigüedad. Al emplear la palabra católica romana “conferida”, en lugar de la palabra bíblica “imputada”, es equivalente a negar la autoridad de La Escritura en referencia a la justificación. Desde los tiempos medioevales Roma ha distinguido claramente entre el concepto de imputación y el concepto de gracia de Dios conferida como una cualidad del alma. 1 4 Desde el Concilio de Trento, Roma ha condenado la doctrina bíblica de justificación por fe solamente. Los dogmas actuales de Roma no solamente mantienen intactas las enseñanzas de Trento sino que también declaran que los concilios son infalibles. 1 5 El Concilio de Trento proclamó la siguiente condenación:

“Si alguien dice que por el mencionado sacramento de la Nueva Ley, gracia no es conferida por las obras que se han hecho ( ex opere operato ) sino que la fe solamente en la divina promesa es suficiente para obtener gracia: esa persona sea anatema. (condenada)” 1 6

La razón por la cual Roma declara tal condenación sobre los que creen que “la justificación es por fe solamente” y que “la justificación es imputada”, es lógica porque coincide con lo que Roma rehúsa aceptar. Para Roma, la justificación no es un acto de “una vez para siempre” de Dios, por gracia, que se recibe por fe solamente en Cristo solamente; al contrario, Roma enseña que la gracia es conferida continuamente a través de los sacramentos católicos romanos. De esta manera Roma establece un lugar privilegiado para ella como la necesaria poseedora de los medios a través de los cuales interna justificación puede ser obtenida. Roma enseña en su Catecismo de 1994, ” La justificación es conferida en el bautismo , el sacramento de la fe. éste nos conforma con la santidad de Dios, que nos hace interiormente justos por el poder de su misericordia” 1 7

Debido a que la justificación interna, que afirma haber sido conferida, está localizada dentro de la persona, y no localizada en Cristo, ésta se puede perder y se necesita ser conferida nuevamente muchas veces. Por esto Roma oficialmente afirma, “…el sacramento de la penitencia ofrece una nueva posibilidad al convertido de recobrar y recobrar la gracia de la justificación. Los padres de la iglesia presentan este sacramento como una segunda plataforma (de salvación) después del naufragio que es la pérdida de la gracia” 1 8

“Justificación conferida” es necesaria para Roma debido a su afirmación de que el trabajo de sus sacramentos es el trabajo del Espíritu Santo. Por esta razón afirma,

“Gracia sacramental es la gracia del Espíritu Santo, dada por Cristo y apropiada a cada sacramento” 1 9

Al llamar “gracia sacramental” la gracia del Espíritu Santo es blasfemia pretenciosa contra el Santísimo Dios. Lo que está declarado en La Escritura es la imputación de la justicia de Dios en el Señor Jesucristo. En las palabras del apóstol Pablo “y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe.” 2 0 Roma, al persistir en el uso de la palabra “conferida” es consistente con su atentado de remplazar a Cristo por sus propios sacramentos. Frente a la claridad en La Escritura y en la claridad de Roma en su oposición a La Escritura, el acuerdo entre los nuevos evangélicos y católicos romanos, en asuntos que los han dividido por varios siglos, es totalmente distorsionado, ambiguo y antibíblico. Este acuerdo es obtenido usando la ambigua terminología católica romana donde las palabras no significan lo mismo para cada grupo. La perversión del Evangelio en este documento está en el desplazamiento de la doctrina bíblica de justificación por fe solamente a cambio del uso del término romano, “conferida”. A través de esta acomodación, la enseñanza bíblica de la imputación de la justicia de Dios al creyente es subordinada bajo el concepto tradicional de Roma de una justificación infundida o interna del hombre. Evangélicos como J.I. Packer, Timothy George, y Os Guinness, conocidos por sus escritos referentes al Evangelio, conocen la palabra bíblica “imputación”. El acuerdo, de estos hombres con la palabra romana “conferida” para remplazar el término bíblico “imputada”, representa una gran traición contra el Evangelio de Cristo. El apóstol Pablo usa el concepto de imputación (acreditada, transfiriendo, contada) once veces en el cuarto capítulo de los Romanos, cuyo resumen es hallado en el verso cinco, “Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia” Esta verdad fundamental de la justicia de Dios imputada al creyente en Jesucristo es ignorada en el concepto más horrible de este documento, “… y en virtud de su (Dios) declaración ésta (justificación conferida) es así.” Con esta clase de aberración Roma ha enseñado así desde el Concilio de Trento hasta hoy. Ahora los nuevos evangélicos se unen a ella. éste es un fraude profesional piadoso. ¿Qué respuesta se le puede dar a estos nuevos personajes evangélicos que enseñan la justificación conferida de Roma? Separación de estos falsos maestros es la respuesta del apóstol Pablo, “Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino mas bien reprendedlas.” 2 1

La defensa de “Evangélicos y Católicos Juntos” (ECJ)

La obra apologética más seria en defensa del documento titulado “Evangélicos y Católicos Juntos: La Misión Cristiana en el Tercer Milenio” ( ECJ) es el artículo que tiene casi el mismo título “Evangélicos y Católicos Juntos: Hacia Una Misión Común” 2 2 Los arquitectos de ECJ conocían muy bien las distinciones cruciales con referencia al Evangelio que separan a los católicos y evangélicos, pero ellos decidieron ignorar esas diferencias. Packer escribe en Misión Común“Ni los evangélicos ni los católicos romanos pueden estipular que las cosas que unos creen y los otros no creen puedan ser fundamentales para que no pueda haber asociación en esta época; así que en ECJ los protestantes dejan a un lado su precisión en la doctrina de justificación y su correlación entre conversión y nuevo nacimiento…” 2 3

Este compromiso es herético si se mira en sus mismos escritos en Una Misión Común , cuando él dice, “…La enseñanza romana obscurece el evangelio y en efecto lo distorsiona en forma trágicamente anti-bíblica, antiespriritual y anti-pastoral…” 2 4“…La irregularidad de la doctrina oficial de Roma, particularmente en relación con justificación, méritos, y el sacrificio de la Misa, oscurece tanto el evangelio que si yo, como una muestra de unidad, fuera invitado a Misa -que por supuesto como protestante no soy invitado, ni debería ser invitado – no me sentiría con la libertad de aceptar la invitación.” 2 5

Packer, al final del artículo, habla de lo demoníaco del “humanismo”, materialismo, hedonismo y nihilismo”. Para reedificar un consenso cristiano, Packer propone que, “… diferencias domésticas acerca de la salvación y la iglesia no debería de prevenir una acción común para recristianizar la sociedad norteamericana…” 2 6

Pero el Packer evangélico ortodoxo que antes hablaba de la doctrina de justificación en esta manera: !”como Atlas, que carga el mundo en sus hombros, el conocimiento total de fe salvífica”! Ahora esa fe salvífica es reducida a una “doméstica diferencia acerca de la salvación.” La advertencia del apóstol Pablo debe sonar nuevamente ahora, “… sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” 2 7

Más seria y extraña defensa

Packer, quien es el líder de los nuevos evangélicos, ha dado una extraña explicación acerca de su posición. El ha dado esta explicación en diferentes artículos, “¿Pueden protestantes conservadores, ortodoxos orientales y católicos de las corrientes principales juntarse para dar testimonio de todo lo que he dicho? Les ruego que lo hagamos, a pesar de nuestras conocidas y continuas diferencias acerca de los aspectos específicos relacionados con el proceso de salvación y el lugar que la iglesia ocupa en ese proceso… Estoy seguro que los fundamentalistas en nuestras tres principales corrientes no van a querer unirse con nosotros en este asunto, porque es característico de los fundamentalistas el seguir el camino de la contienda ortodoxa, como si la misericordia de Dios en Cristo automáticamente cae sobre personas que tienen el conocimiento correcto y automáticamente no es dada a los que no tienen el conocimiento correcto sobre los puntos fundamentales. Pero este concepto de justificación, no de obras, pero en efecto, de palabras, – palabras, para decir, de sonidos de nociones correctas y precisión – se acerca a ser una herejía cúltica por su propio raciocinio – la cual no necesita detenernos más ahora, y sentimos mucho que algunos en todas nuestras tradiciones hemos estado atascados en éstas.” 2 8

Ningún evangélico ortodoxo ha afirmado que “el sonido y lo correcto de las nociones y precisión” es decir, teoría doctrinal, puede salvar a alguien. Los evangélicos ortodoxos siempre se han acogido a Romanos 10:10 “porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” Parece que Packer está usando un poco de su propia casuística en este caso. Esta es una autodefensa tratando de predisponer sus críticos para que usen una dicotomía antibíblica entre (la religión de) la cabeza y (la religión de) el corazón. Esta es una vieja táctica liberal, por ejemplo, crear una dicotomía bíblica y luego inferir o insinuar que cualquier parte que rehúsa reconocer la dicotomía, según el caso, debe ser no espiritual y opuesto al amor cristiano. Ninguna de las confesiones de fe de los evangélicos históricos afirman que sola “acertada doctrina” salva a alguien. Esta es una caricatura absurda que Packer ha inventado. !Los evangélicos ortodoxos afirman hoy lo mismo que La Reformación y el apóstol Pablo declaran, es la (santidad) justicia de Cristo solamente la que salva a una persona!

Lo que Packer hace, al dejar a un lado el punto absoluto de fe solamente, en Cristo solamente, es exactamente lo que Roma continuamente ha hecho y sigue haciendo. éste es, exactamente, el mismo punto que el apóstol Pablo debatió contra los judaizadores y los Reformadores contra los católicos romanos de su época. Este es el punto exacto por el cual miles de evangélicos dieron su vida John Huss, William Tyndale, Hugh Latimer, Nicholas Ridley, John Rogers, Anne Askew, John Bradford, y John Philpot, para mencionar algunos. Ahora Packer quiere crear el concepto de noción correcta y de “justificación por palabras.” El deseo ardiente de los verdaderos evangélicos es, “y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;” . 2 9 éste ha sido y es el corazón del Evangelio y no la “contienda ortodoxa” ni la “herejía cúltica”. Lo que Packer ha hecho es negar la importancia de La Escritura en el punto preciso de Sola Fide. El también niega la historia de la Reformación donde los evangélicos, bajo la inquisición católica romana dieron sus vidas, no por nociones o palabras correctas, sino por su fe en Cristo solamente. Como este caso envuelve la justicia de Nuestro Señor Jesucristo y como los mártires de la Reformación entregaron su vida a muerte por la fe en Cristo solamente, concluimos que esta afrenta es tan seria que demanda el juicio de Dios. “Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. !Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!” 3 0

La separación por causa del evangelio no es necesaria

En su ensayo en Misión Común , el católico Romano Neuhaus enfáticamente afirma, “si al final del siglo veinte, separación por causa del evangelio no es necesaria, esto no se justifica” 3 1 Lo que Neuhaus dice es que el Evangelio ya no es importante para la unidad cristiana. Esta parece ser la intención precisa del documento ECJ de 1994 lo mismo que el documento ” Regalo de Salvación” de 1997. Si los evangélicos que todavía son bíblicos, fieles al Evangelio de Cristo no combaten los documentos ECJ I y ECJ II y los retos de las defensas a estos documentos que han escrito los nuevos evangélicos y los católicos romanos, entonces las afirmaciones antibíblicas de Neuhaus, “separación por causa del evangelio no es necesaria” pueden caer sobre ellos y después, sobre sus hijos. Si se acepta la mentira de separación por causa del evangelio no es necesaria, entonces la conclusión lógica es que las iglesias evangélicas se acaben y se sometan a la “iglesia” Católica Romana. ésta siempre ha sido la gran meta de Roma, como su documento lo verifica, “…poco a poco, tan pronto como los obstáculos para unión eclesiástica perfecta desaparecen, todos los cristianos se juntarán, en una común celebración eucarística (Misa) en la unión de la sola y única iglesia… Esta unidad, creemos, vive en la iglesia Católica como algo que nunca podemos perder” 3 2

La conclusión de Nauhaus es similar a la de Packer y aún mucho más peligrosa ya que viene de la parte de los católicos romanos. Roma a demostrado tener dientes legales en cuanto a lo que se decide en las naciones del mundo. 3 3 Neuhaus afirma, “pero declarar que esto (justificación por fe solamente) es la base por la cual la iglesia se mantiene en pie o cae, en tal manera que excluye otras maneras de expresar el evangelio es caer en doctrina sectaria.” 3 4 En esta afirmación, el verdadero Evangelio de la gracia no solamente ha sido declarado innecesario, sino que se le ha denominado como “doctrina sectaria”. Los reportes de lo que ya está sucediendo en Europa pueden muy bien ser una noticia de lo que puede pasar en Estados Unidos.

“Los representantes de la Cámara de Bélgica recientemente aprobaron una ley para crear una “Organización Sectaria Vigilante” para escudriñar las 189 organizaciones religiosas que están en la lista del Reporte de Sectas del Parlamento Belga publicado en abril de 1997… Las iglesias minoritarias evangélicas, los pentecostales y adventistas que no pertenecen a la iglesia Unida Protestante de Bélgica, la cual es reconocida por el estado, han sido el punto de ataque en el Reporte Belga de Sectas…” 3 5

Las palabras de C.H. Spurgeon son aplicables hoy en día mucho más que en su época: “Así como el que reedificó Jericó fue condenado, mucho más sea condenado el hombre que trabaje para restaurar el Paperío entre nosotros. En los días de nuestros padres, las paredes gigantes del Paperío cayeron bajo el poder de la fe, la perseverancia y los esfuerzos de los reformadores, y bajo el fuerte sonido del Evangelio que emitieron sus trompetas” 3 6 La trompeta del Evangelio es el punto central. Los católicos romanos y evangélicos que firmaron ECJ I y ECJ II declaran como cierto el falso mensaje de Roma, por consiguiente aceptan el bautismo de regeneración, y para defender lo que han escrito y firmado declaran que el Evangelio de Cristo es una “cuestión doméstica” y más aún “sectaria”. El apóstol Pablo antes de terminar la carta a los Romanos incluyó una advertencia contra falsos maestros que causan divisiones con doctrinas pervertidas del Evangelio que él ha enseñado. Sus palabras fueron, “Mas os ruego hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos.” 3 7 Esto es lo mismo que él ordenó en Tito 3:10-11 “Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo, sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio” ¿Qué tan seria es la palabra de Dios para los verdaderos creyentes en este mandato? ¿Qué tan seria es la verdad del Evangelio de Cristo?

El momento crucial en la historia

Hemos llegado a un momento crucial en la historia. Aquéllos que verdaderamente se someten al Evangelio de Cristo deben mantener la certeza que el Evangelio es el poder de Dios para salvación y que como tal no se puede contaminar con otros evangelios. (Gálatas 1:8-9) Por consiguiente, aquellos que son verdaderamente embajadores del Evangelio de Cristo deben separase no solamente del catolicismo romano y su confianza en sus sacramentos, pero también de los así llamados evangélicos que han propuesto esta unión entre católicos romanos y evangélicos o de quien partícipe en esta apostasía. La escritura nos advierte de la necesidad de separarnos.

Estamos hablando de personajes de nuestra época, algunos de los cuales, en el pasado, han hecho gran trabajo en favor del Evangelio. Pero ahora estos hombres consistentemente están actuando como profetas falsos. Por esto ellos deben ser tratados como La Escritura manda. Separación es el mandato. “¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?” 3 8 En cuanto a la implementación de ECJ I y ECJ II, J.I. Packer, Charles Colson, junto con Timothy George han sido los principales promotores. Es necesario, ahora, aplicarles a ellos y a sus colaboradores los principios bíblicos. Como el Evangelio de Cristo ha sido negado en estos dos documentos, es necesario tratar a sus autores como individuos que están en un grave error.

En nuestro mundo temporal, infecciones y enfermedades contagiosas se ponen en cuarentena y comidas contaminadas se descartan, pero el peligro en este caso no es temporal. ¿No es propio que las personas que tratan de engañar a los santos para arrastrarlos con ellos a un ecumenismo demoníaco, contrario al Evangelio de Cristo, sean separadas por la causa de la seguridad eterna? La presencia de Dios demanda santidad, separación de lo demoníaco. Asociación con lo demoníaco cierra las puertas al favor de Dios. “Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor,” 3 9

Falsos maestros antes y ahora

El testimonio del Espíritu Santo y de La Escritura expresamente previene al pueblo de Dios de que importantes maestros se convierten en falsos maestros y lobos peligrosos. Así sucedió en los primeros días de la iglesia y a través de la historia. La iglesia de Roma ha sido el sistema más apóstata a través de los siglos, debido a que por encima de La Escritura ella ha acumulado a los “doctores, sabios y cultos” y por que ha sido la religión de los reyes y gobernantes. A través de la historia, como también sucede en nuestros días, Roma atrae académicos y filósofos, escritores y hombres de negocios. Roma da una apariencia de santidad y piedad a pesar de sus errores, apetitos materiales, supersticiones e idolatrías. Roma ha envuelto reconocidos maestros y pastores a que le presten ayuda y le den crédito a sus errores que destruyen millares de almas. El Señor nos advierte claramente de profetas falsos en pieles de ovejas que en realidad son lobos rapaces. 4 0 El apartarse de las sanas doctrinas es tan serio que, La Escritura nos advierte, “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y doctrinas de demonios;” 4 1 El Espíritu infalible de Dios testifica sobre el peligro de esta apostasía. El apóstol Pablo le advierte a los ancianos de la iglesia de Efesios acerca de “lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.” 4 2 La misma advertencia es dada por el apóstol Pedro quien llamó “falsos maestros” 4 3 a aquéllos que traen condenables herejías.

Hay una serie de advertencias claras en el Nuevo Testamento dadas por el Señor Jesucristo y los apóstoles indicando que algunos seriamente departirán de las verdades del Evangelio, inclusive entre los que profesaban ser discípulos. !No podemos decir que estas advertencias eran solamente para los primeros días de la fe cristiana! Estas advertencias son también para todos los creyentes que viven a través de todos los tiempos del nuevo pacto. En el ambiente religioso de hoy, no es políticamente correcto corregir a alguien que está en el error y que está actuando la parte del profeta o maestro falso. Es como si esas advertencias eran solamente para la época de los comienzos de la iglesia y no para nosotros.

Sin embargo, es para nosotros también la orden de temer al Santísimo Dios y obedecer su mandato de “Contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.” 4 4 y de “estáis firmes en un mismo Espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio” 4 5 .

J.I. Packer como un moderno Pied Piper está desviando a miles de evangélicos.

Charles Colson, Bill Bright, Mark Noll, Pat Robertson, Os Guinness, Timothy George y T.M. Moore para mencionar algunos de los nuevos evangélicos más prominentes, se han opuesto públicamente al Evangelio de Cristo al endosar los términos antibíblicos y conceptos erróneos de lo iglesia Católica Romana. Todos ellos, falsamente identifican a los católicos romanos como “nuestros hermanos y hermanas en Cristo”. Ellos, por consiguiente, re-enforzan con esto, la trágica y catastrófica falsa ilusión de las almas de los pobres católicos y les niegan así la sustancia de la verdad salvífica! A menos de que haya un arrepentimiento público, la iglesia del Señor Jesucristo no solamente tiene que separase de ellos sino, que debe orar para que el Señor levante verdaderos defensores de Su Verdad!

Como es la justicia del Señor Jesucristo y su glorioso Evangelio lo que se ataca en estos documentos, se nos ha ordenado en las palabras del apóstol Pablo, “velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos” 4 6 Que el Señor de toda gracia “que hace todas las cosas según el designio de su voluntad” 4 7 proteja su iglesia y la pureza de su Evangelio en el cual su nombre sea glorificado.


Traducción: Dr. Noé S. Acosta, gospeltocolombia@juno.com

Permiso es dado por el autor para copiar este artículo, si es copiado en su totalidad y sin ningún cambio.

Permiso es también dado para ser publicado en su totalidad en la red Internet.

WebPage (Página en la Red): www.bereanbeacon.org


        1. Véase La Confesión de Fe de Westminster, 1646; La Confesión Bautista de Fe, 1689; La Confesión de Fe de Filadelfia, Adoptada por La Asociación Bautista, 1742; y otras
        2. Romanos 4:5.
        3. Gálatas 1:8-9.
        4. Romanos 4:5-8, II Corintios 5:19-21, Romanos3: 22-28, Tito 3:5-7; Efesios1:7, Jeremías 23:6, I Corintios 1:30- 31,Romanos 5:17-19
        5. El Catecismo de la Iglesia Católica Para.#987. De aquí en adelante referido como Catecismo.
        6. Henry Denzinger, The Source of Catholic Dogma , ( La Fuente del Dogma Católico ) , Tr. by Roy J Deferrari de Enchiridion Symbolorum, ed.13 (B Herder Book Co., 1957) #800. De aquí en adelante referido como Denzinger
        7. Catecismo, Para 1129
        8. Catecismo, Para. 249
        9. Denzinger, #819.
        10. Tito 3:4-5
        11. Code of Canon Law, Latin-English Ed . ( El Código de Las leyes Canónicas ) (Washington, DC: Sociedad de Leyes Canónicas de América, 1983) Canon 849. Todas las citas canónicas son sacadas de aquí al menos que se aclare de otra forma. 
        12. Marcos 16:16
        13. II Juan 1:9-11
        14. Tomas de Aquino, Suma teológica, Vol.2 Great Books of the Western World Series, Tr. por Padres de La Provincia Inglesa Dominicana (Chicago: Enciclopedia Británica, Inc. ,1952) Parte I de la Segunda Parte, Pregunta 110, Artículo 1, Obj.3 y Artículo 2, Respuesta Obj, 1.
        15. Catecismo, Par.891
        16. Denzinger, #851, Canon 8.
        17. Catecismo, Para. 1992
        18. Catecismo, Par. 1446.
        19. Catecismo, Para.1129
        20. Filipenses 3:9
        21. Efesios 5:11
        22. Evangelicals & Catholics Together : Toward a Common Mission (Evangélicos & Católicos Juntos: Hacia Una Misión Común) Charles Colson y Richard John Neuhaus, editores. (Dallas, TX: Word Publishing, 1995) De aui en adelante referido como: Misión Común.
        23. Misión Común, P 167 
        24. Ibid., p 153
        25. Ibid., pp 162,163
        26. Ibid., p 172.
        27. Gálatas 1:7-8
        28. J.I. Packer, “On from Orr”, The J.I. Packer Collection (La Colección de J.I. Packer), Seleccionado y presentado por Alister McGrath (Downers Grove, IL:InterVarsity Press, 1999)p. 264. </li
        29. Filipenses 3:9
        30. Hebreos 10:30-31
        31. Richard John Neuhaus, The Catholic Diference (La Diferencia Católica), Misión Común, p.199. Itálicas en el documento original
        32. Documentos de Concilio Vaticano II Nº 42, “Reflexiones y Sugerencias Correspondientes al Diálogo Ecuménico”, S.P.U.C., 15 de agosto de 1975, p.541
        33. Vea nuestro artículo “El Vaticano se Prepara para Controlar a Través de la Ley Civil”, The beacon , No. 6, Junio del 2001 
        34. Misión Común, p. 207.
        35. “El Crecimiento de la Intolerancia Religiosa en Bélgica”, Evangelical Times , agosto de 1998. 
        36. Morning and Evening, on Joshua 6:26 (Mañana y Tarde . en Josué 6:26)
        37. Romanos16: 17
        38. Jeremías 23:29
        39. II Corintios 6:17
        40. Mateo 7:15
        41. 1 I Timoteo 4: 1-2
        42. Hechos 20:29
        43. 2 Pedro 2:1
        44. Judas 1:3
        45. Filipenses 1:27.
        46. I Corintios 16:13
        47. Efesios 1:11