La Mentalidad del Catolicismo Infiltrada en el Movimiento Evangélico

  • Home
  •  / 
  • Artículos
  •  / 
  • La Mentalidad del Catolicismo Infiltrada en el Movimiento Evangélico

Apreciado amigo,

Es de mayor importancia que en la cultura hispana reconozcamos la mentalidad de la iglesia papal que se ha estado infiltrando en las iglesias evangélicas. Por ejemplo, la enseñanza oficial de la Iglesia Católica es que la gente por lo general han sido heridas espiritualmente y necesitan restauración, en vez de que están espiritualmente muertos en sus pecados y transgresiones y necesitan convencimiento y conversión. Esta mentalidad particular ahora se está manifestando en algunas iglesias evangélicas, en donde se aceptan decisiones de “iniciativa propia” o “tomé la decisión” de recibir a Cristo, como si este proceder fuera en sí el mensaje del Evangelio. Luego está la enseñanza católica del nuevo nacimiento mediante el sacramento del Bautismo. Esta práctica ha llegado a ser la norma en el movimiento de la Visión Federal de la Reforma, en donde se alega que el nuevo nacimiento se alcanza mediante el bautismo por agua. De igual manera, la mentalidad católica de propagar imágenes de Cristo ahora se está aceptando en algunas iglesias evangélicas así como la Iglesia Católica por mucho tiempo ha tenido cuadros de Cristo. Estos cuadros se encuentran en el material de la escuela dominical para niños y en grabaciones DVD como el Video de Jesús, los cuales se están popularizando en el idioma español. Es por estas razones que he escrito el artículo de estudio, “La mentalidad del catolicismo infiltrada en el movimiento evangélico.” Debido a que las modas del mundo anglo suelen infundirse en el mundo hispano hablante, estas mentalidades ya están comenzando a manifestarse en nuestro medio. Pero sigamos adelante con el favor de Dios, como verdaderos cristianos hagámosle frente a estas mentalidades, siempre amando al Señor y a su Evangelio de la gracia.

Vuestro servidor en la gracia de Dios y su Evangelio,

Richard Bennett

Muchos evangélicos contemporáneos conocen muy poco de lo que realmente significa el verdadero Evangelio. Como resultado, muchos de los nuevos evangélicos han abrazado las formas del pensamiento Católico-Romano. El 30 de mayo del 2004 el New York Times reportó las noticias de una alianza llamada “Evangélicos y Católicos Unidos” (ECU) presentándola como un movimiento que está cambiando la faz del cristianismo. Timothy George, uno de los previos líderes reformados del Movimiento de Fundadores de los Bautistas del Sur patrocina completamente al ECU. También ha escrito acerca del ECU y se ha esforzado por implementar su teología. Su influencia se notó especialmente después de haber dictado una conferencia para John Armstrong debido a la renombrada revista y sitio en la red de Armstrong llamado “Reforma y Reavivamiento”. El efecto de la conferencia fue el cambio total en la posición teológica de la revista y sitio de la red de John Armstrong “Reforma y Reavivamiento”. Esta revista abraza ahora la mentalidad de la Roma papal. También, el ministerio tiene un nuevo nombre; se le llama “ACT 3”1 lo cual explican como “Adelantando la Tradición Cristiana en el Tercer Milenio”. El sitio de la red declara que “Desde nuestro comienzo hemos enfatizado sobre la preparación del liderazgo de la Iglesia que es fiel a las Escrituras y a la tradición y que está arraigado en la piedad y la gracia.”2 Esta es una declaración primordial que demuestra la mentalidad de la Roma papal. El Vaticano no acepta las Escrituras como autoridad final en todos los asuntos de fe y de moral. Al contrario, la Roma papal decreta que “La Tradición y la Sagradas Escrituras están íntimamente unidas y compenetradas.”3 Este marco mental se extiende a otros movimientos así como el de “Iglesias Cristianas Unidas”, la “Nueva Perspectiva”, la “Red Regresando al Hogar” y el “Movimiento de la Iglesia Resurgente”. Dado que en las Escrituras se encuentra la única y sola base para la verdad del pueblo de Dios, debemos analizar esta mentalidad del catolicismo junto con sus otras creencias básicas.

La Mentalidad de Roma sobre la Base de la Verdad

El marco fundamental, en primer lugar, de la mentalidad del romanismo papal es la aceptar sus tradiciones como equivalentes a la Escritura. Oficialmente, el Vaticano declara: “De ahí resulta que la Iglesia, a la cual está confiada la transmisión y la interpretación de la Revelación no saca exclusivamente de la Escritura la certeza de todo lo revelado. Y así se han de recibir y respetar con el mismo espíritu de devoción.”4 Mas y mas nuevas iglesias evangélicas operan, en la práctica, desde una base similar. Estas iglesias están inundadas con estrategias que se han prestado de los principios de psicología y métodos de los negocios del mundo para compensar por lo que ellos consideran como una insuficiencia de las Escrituras. Así, la inerrancia y suficiencia de la Escritura queda socavada porque asumen que la Biblia no es suficiente en nuestra cultura post-modernista. En estas iglesias, se atesora la experiencia por encima de la verdad absoluta de la Escritura. Se da asentimiento a la creencia en la Escritura; sin embargo, la nueva afirmación común del nuevo evangélico, de que la doctrina no es necesaria porque causa división, anula tal asentimiento. Las tradiciones de las nuevas iglesias evangélicas son diferentes a las de Roma. Pero, la mentalidad es básicamente la misma. Para responder a ambas cosas, nosotros proclamamos que el Señor Jesucristo Mismo declaró: “la Escritura no puede ser quebrantada”, “Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad.”5 La Palabra de Dios no sólo contiene la verdad sino que es verdad en sí misma. Esto concuerda con las declaraciones a lo largo del Antiguo Testamento en las cuales el Espíritu Santo continuamente proclamó que la revelación que viene de Dios es la verdad. El mismo Señor identificó la verdad con la Palabra escrita. No existe otra fuente aparte de la sola Palabra escrita a la cual se puede relacionar la declaración de: “Tu Palabra es verdad”. Sobre ésta fuente de la Escritura sola es que se encuentra el estandarte de la verdad para el creyente.

La Mentalidad de Roma sobre el Estado Moral del Hombre

La mentalidad particularmente evidente en el catolicismo es su enseñanza sobre la condición moral del individuo que necesita reconciliación con Dios. La Roma papal enseña oficialmente,

“…Herido por el pecado, experimenta, sin embargo, la rebelión del cuerpo. La propia dignidad humana pide, pues, que glorifique a Dios en su cuerpo y no permita que lo esclavicen las inclinaciones depravadas de su corazón… Por su interioridad es, en efecto, superior al universo entero; a esta profunda interioridad retorna cuando entra dentro de su corazón, donde Dios le aguarda, escrutador de los corazones, y donde él personalmente, bajo la mirada de Dios, decide su propio destino.67

El Vaticano enfatiza que es debido a la propia dignidad individual humana que uno llega a decidir su propio destino a la vista de Dios. Esta mentalidad es común ahora entre los nuevos evangélicos. Para ellos, el hombre es libre y capaz de obedecer, arrepentirse y creer. La Asociación Evangelística de Billy Graham lo expresa con las siguientes palabras, “El hombre está en pecado, en rebelión y separado de Dios, sin embargo, todavía puedes obedecer, arrepentirte, creer e invitar a Jesucristo a que entre y controle tu vida.”8 También la organización evangelística llamada NavPress, una división de “The Navigators” [Los Navegantes], expresa el mismo alegato con estas palabras, “Cada cual debe decidir individualmente si ha de recibir a Cristo.”8 La manera cómo llevan esto a la práctica se puede ver repetidas veces. Por ejemplo, la revista Charisma reportó, “Desde febrero del 2007 el pastor de Revival Ministries International [Ministerios Internacionales de Reavivamiento]… ha llevado a cabo su Gira del Gran Despertar … movilizando a los feligreses para que evangelicen a sus comunidades. Hasta la fecha, el ministerio registra más de 950,000 decisiones para Cristo.”9 Así es como los nuevos evangélicos, figurando que cada cual tiene la capacidad moral de escoger a Cristo para salvación, van llevando récord, tal cual se practica en el mundo de los deportes, donde los estadísticos llevan cuenta de los goles, los jonrones, y las anotaciones. Los nuevos evangélicos están fascinados con la cuenta y reportaje de los números de las presuntas decisiones del libre albedrío a favor de Cristo.

En notable contraste, la Escritura establece claramente la condición moral de una persona antes de la conversión: “Y él os dio vida a vosotros, estando muertos en vuestros delitos y pecados.”10 Debido al pecado de Adán, la humanidad nace espiritualmente muerta. La Escritura inequívocamente deja al desnudo el corazón de la persona que no ha sido salva, “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios.”11 Esto está completamente opuesto a la mentalidad de la Roma papal y de las asociaciones evangelísticas modernas. Si somos cristianos genuinos, es porque Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo.12 Él nos escogió gratuitamente, no por haber previsto de que habríamos de creer, sino porque así le plació escogernos. Por tanto, toda la gloria y la alabanza le pertenecen a Él únicamente. No tenemos fundamento para jactarnos de las decisiones del libre albedrío, porque todos cuantos han creído “por la gracia habían creído.”13 Nuestra venida a la fe en Jesucristo es solamente por gracia “de otra manera la gracia ya no es gracia.”14

La mentalidad de Roma procura negar la justificación por la fe sola y la regeneración bautismal

Recientemente, la mentalidad de la Roma papal respecto a la Regeneración Bautismal ha comenzado a invadir el movimiento evangélico. La doctrina oficial de la iglesia romana enseña que “El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana… Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios… El bautismo es el sacramento del nuevo nacimiento por el agua y la palabra”.15 Este concepto es evidente hoy en el mundo Reformado y en el Presbiterianismo. El renombrado pastor Doug Wilson, quien dirige un movimiento llamado La Teología de la Visión Federal de la Reforma16 junto con otros pastores influyentes como Steve Wilkins y Steve Schlissel proponen el nuevo nacimiento en Cristo Jesús mediante las aguas del bautismales. Por esto, Doug Wilson afirma: “El bautismo es la manera como somos introducidos a la unión con Él,”17 y “aunque no tomamos la conexión entre el bautismo de agua y la gracia y salvación como un absoluto, sí la damos como la norma.”18 En el Nuevo Testamento existe una conexión absoluta entre el Espíritu y la Palabra de Dios pero no entre el agua física y la gracia. Por tanto, el Señor Jesucristo dijo: “las palabras que yo os he hablado, son espíritu y son vida.”19 En lo que corresponde al Nuevo Testamento, el nuevo nacimiento es mediante el Espíritu Santo por mediación del instrumento de la Palabra de Dios. Por lo cual, el apóstol Pedro proclama: “Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios, que vive y permanece para siempre.20 La enseñanza de Cristo Jesús y de los apóstoles es, consistente y absolutamente, que los pecadores reciben el Espíritu sencillamente por el oír de la fe. Mediante este oír de fe se nos conduce a la unión con Cristo. Pero Steve Wilkins del Movimiento de la Visión Federal de la Reforma enseña una unión condicional con Cristo basada en la fidelidad propia del creyente. Dice Wilkins: “Los escogidos son aquellos que son fieles en Cristo Jesús. Si luego rechazan al Salvador, entonces dejan de ser escogidos.”21

Lo que estamos documentando es sólo la cúspide del témpano de lo que es hoy un movimiento masivo dentro del los círculos presbiterianos reformados y aún más allá en lo que llaman “Una nueva perspectiva referente a Pablo.” Este movimiento requiere de artículos, y hasta de libros, para explicar sus muchas ramificaciones.21 Sin embargo, en resumen sostiene que la fidelidad del creyente en su fe viviente es una parte esencial de su justificación delante de Dios. El proponente más notable de la Nueva Perspectiva es el erudito inglés N.T. Wright, el Obispo de Durham. Wright niega también la imputación de la justicia de Cristo al creyente. Él escribe lo siguiente: “Si usamos el lenguaje judicial de un tribunal, no tiene sentido alguno decir que el juez imputa, imparte, lega, transmita o de alguna otra manera transfiera su justicia ya sea al demandante o al demandado.”22 Según lo ve Wright, la “justicia” es un pacto feligrés, por cuanto la justificación es que Dios simplemente declara que cierto grupo de personas está incluido en el pacto. Para Wright, la “Fe” es la fidelidad del creyente a Jesucristo como Señor, la cual conduce a una justificación final en el futuro. Este análisis de justificación mediante la fidelidad del creyente no requiere de un proceso sacramental, sin embargo, corresponde al mismo. De hecho, Wright escribe que su visión de la justificación es una “doctrina sobre la cual los católicos y los protestantes puedan quizá llegar en convenir, como resultado de un riguroso esfuerzo ecuménico.”23 Mas adelante escribe, “Dado que lo que importa es creer en Jesús, un acuerdo detallado de cómo concebir propiamente a la justificación en sí, no es el tema sobre el cual se ha de determinar la confraternidad eucarística.”24 Entonces, esta redefinición de la justificación, puede ser compatible con el catolicismo y ha venido a ser más y más atractiva para los que se llaman de la Reforma.

Pero Guy Prentiss Waters, quien ha escrito cuidadosamente en contra de los argumentos de la Nueva perspectiva referente a Pablo, dice: “Si examinamos sus argumentos cuidadosamente podemos ver que lo que ellos están diciendo en realidad y cada vez con mayor énfasis es que Lutero y Calvino estaban equivocados y que Trento tenía la razón.”26 La tesis de la Nueva perspectiva referente a Pablo, que niega la imputación de la justicia de Cristo, y enfatiza una fidelidad votiva que conduce a una justificación final, elimina la verdad del Evangelio y conduce a la aceptación del catolicismo romano. Esta tal nombrada fidelidad del creyente a Jesucristo como Señor, que conduce a la justificación, es la misma cosa que el “mérito” que enseña la Roma papal dentro del mismo contexto de la gracia y la de justificación. Roma declara que, “El hombre no tiene, por sí mismo, mérito ante Dios sino como consecuencia del libre designio divino de asociarlo a la obra de su gracia.”27 Ambos niegan la imputación de la justicia de Cristo por la fe sola, a saber, (1) según lo vimos explícitamente en la tesis de la Nueva perspectiva según N. T. Wright, y (2) con Roma, sin tapujos, que la justificación nos hace internamente justos mediante el sacramento del bautismo. Así es como, la Iglesia Católica oficialmente afirma, que “La justificación es concedida por el bautismo, sacramento de la fe. Nos asemeja a la justicia de Dios que nos hace interiormente justos por el poder de su misericordia.”25

En contraste total, la absoluta Palabra de Dios invariablemente proclama que la justificación es solamente por la gracia de Dios. Mediante el poder de Dios, todo aquel que es salvo es debido a que “Siendo justificados gratuitamente por su gracia por la redención que es en Cristo Jesús26 La justificación es imputada, contada o considerada como justicia, cuando uno cree en Cristo, según lo establece la Escritura: “Mas al que no obra, pero cree en aquél que justifica al impío, la fe le es contada por justicia.”27 La justificación es dada “No por obras, para que nadie se gloríe.”28 De igual manera, cuando los judíos preguntaron a Jesús qué debían hacer para hacer las obras de Dios, Él respondió, “Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.”29 La Nueva Perspectiva y su ramificación de la Teología de la Visión Federal de la Reforma, es la razón por la que muchos niegan la imputación de la justicia de Cristo por la fe sola.33 El movimiento de la Teología de la Visión Federal de la Reforma y sus seguidores han acogido la enseñanza de la Roma papal con respecto a la regeneración bautismal. Así es como, otra vez, le mentalidad del romanismo papal se está infundiendo en el movimiento evangélico.

La Mentalidad de Roma Respecto a la Justicia Interna

A fin de estar en paz con Dios, el Vaticano enseña que la justificación es interna, es decir, dentro del corazón del individuo. Así que, como hemos visto, el catolicismo enseña que “La justificación es concedida por el bautismo, el sacramento de la fe. Nos asemeja a la justicia de Dios que nos hace interiormente justos por el poder de su misericordia.”30

La enseñanza de la Roma papal de que una persona es “internamente justa” es lo opuesto a lo que invariablemente enseña la Escritura. La Escritura enseña que la justificación de un creyente es solamente en Cristo Jesús.31 Por ejemplo, el apóstol Pablo declara, “Al que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.”32 Sin embargo, muchos nuevos evangélicos han aceptado la mentalidad de la Roma papal de que nuestro comparecer como justos delante de Dios depende de una justicia que se ha de hallar en nosotros mismos. El nuevo evangélico se adhiere a esta presuposición porque cree que la salvación es el resultado de una decisión personal, auto iniciada por el individuo, y su deseo de invitar a Jesucristo a que entre a su corazón. En el 2004 la página de la red mundial de Billy Graham se publicó lo siguiente.

He aquí, yo estoy á la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré á él, y cenaré con él, y él conmigo. (Apocalipsis 3:20). Jesucristo quiere tener una relación personal contigo. Imagínate, si puedes, a Jesucristo esperando a la puerta de tu corazón (la puerta de tus emociones, de tu intelecto y voluntad). Invítale a entrar; Él está esperando para que tú le recibas en tu corazón y en tu vida.”37

Otro ministerio evangelístico de renombre es Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo. Este movimiento alega que el “nuevo nacimiento” viene a la persona por invitación. Dicen ellos: “Cuando recibimos a Cristo, experimentamos un nuevo nacimiento, recibimos a Cristo por invitación personal. [Cristo dice] ‘He aquí, yo estoy á la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré á él, y cenaré con él, y él conmigo.’”33 Sin embargo, en la Escritura, el nuevo nacimiento es totalmente la obra del Espíritu Santo y no el resultado de la invitación de una persona.

El Señor mismo proclamó: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios.”34 Lo que Él llama “nacido de nuevo” Él lo explica como “Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.”35 Los verdaderos creyentes “… no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios.”36 La obra singular del Espíritu de Dios, vinculando la redención obrada por Cristo al pecador, es totalmente clara y profunda. A pesar de la claridad de la Escritura, de que “El espíritu es el que da vida; la carne nada aprovecha37, la Roma papal y gran parte del mundo evangélico creen en sacramentos y ritos vacíos. Al “nuevo nacimiento” se le llama el punto cumbre del ritual de la evangelización. Sin embargo, en la mayoría de los casos, en el mundo evangélico, no existe diferencia moral real entre lo que sucede antes y después de haberse obtenido la experiencia. En gran parte del mundo evangélico se relaciona el término de “cristiano carnal” a los que han completado el proceso o la invitación ritual pero cuyas vidas no han cambiado. Aquí los evangélicos van un poco más allá de los católicos, porque se afirma que los “cristianos carnales” sólo han hecho de Cristo su Salvador y no tienen necesidad de hacerle su Señor. Este raciocinio es absurdo, porque nadie puede hacer de Cristo o su Salvador o su Señor.

Para los católicos, el lugar donde radica su salvación está en sus buenas obras, el bautismo de infantes como la primera, y éstas se contrapesan con las malas obras. El punto donde se encuentra la salvación de acuerdo a los nuevos evangélicos, se encuentra en sus propias obras buenas, comenzando con sus rituales de llamamientos. En contraste, el sitio donde radica la salvación del creyente es un lugar total y gloriosamente seguro, pues está en Cristo, el Amado. “Para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.”38 De inmediato se añade el propósito supremo y concluyente, esto es, que todo es para la gloriosa alabanza de Su abundante gracia. Al burlarse de la gracia de Dios, la mentalidad de la Iglesia Católica y de sus seguidores evangélicos se las arreglas para robar la gloria de la salvación del Señor Todopoderoso. Todo lo necesario como garantía de nuestra salvación está en el Señor Jesucristo únicamente. Hay en Él una plenitud que no deja cosa alguna incompleta; así como lo proclama la Escritura, “Y en él estáis completos, el cual es la cabeza de todo principado y potestad.”39

La mentalidad de Roma influye tocante al uso de imágenes

La Iglesia de Roma incentiva tanto la fabricación como el uso de las imágenes. Durante la historia de la Iglesia Cristiana se ha tomado a la idolatría muy en serio. Antes del siglo cuarto, había muy pocas imágenes en la iglesia. El debate sobre las imágenes vino a ser prominente en las “controversias iconoclásticas” del siglo octavo, trayendo como resultado el Segundo Concilio de Nicea, el cual aprobó que se besaran y honrasen las imágenes en las iglesias (787 A.D.) El Segundo Concilio de Nicea queda reafirmado por el presente Catecismo de la Iglesia Católica. El Vaticano afirma oficialmente que:

El culto cristiano de las imágenes no es contrario al primer mandamiento que proscribe los ídolos.40 En efecto, ‘el honor dado a una imagen se remonta al modelo original’ (S. Basilio, spir. 18, 45), ‘el que venera una imagen, venera en ella la persona que en ella está representada’ (Cc de Nicea II: DS 601); cf Cc de Trento: DS 1821-1825; Cc Vaticano II: SC 126; LG 67). El honor tributado a las imágenes sagradas es una ‘veneración respetuosa’, no una adoración, que sólo corresponde a Dios.”41

Establecen claramente que Dios ahora aprueba la adoración de imágenes porque el honor que se rinde a la imagen se tramita a su prototipo. De hecho, en el mismo pasaje del Catecismo se dice que:

El culto de la religión no se dirige a las imágenes en sí mismas como realidades, sino que las mira bajo su aspecto propio de imágenes que nos conducen a Dios encarnado. Ahora bien, el movimiento que se dirige a la imagen en cuanto tal, no se detiene en ella, sino que tiende a la realidad de la que ella es imagen.”

La base sobre la cual se apoya la Iglesia Católica Romana para reclamar que la adoración de ídolos no contradice el mandamiento contra la idolatría es que, “…en el Antiguo Testamento Dios ordenó o permitió la institución de imágenes que conducirían simbólicamente a la salvación por el Verbo encarnado: la serpiente de bronce (cf Nm 21, 4-9; Sb 16, 5-14; Jn 3, 14-15), el arca de la Alianza y los querubines.”42 Al citar el evento de la serpiente de bronce, el arca del pacto, y los querubines, la Iglesia Católica ha cometido un grave error—porque éstos artefactos no eran imágenes de Dios ni tampoco se consideraban tales. Dado que el segundo mandamiento había sido puesto en vigencia, claramente los israelitas no habían de usar la serpiente de bronce como un objeto de adoración idólatra, lo cual generaciones que les siguieron sí practicaron, y fue por esta razón que Dios la destruyó.43

Sin embargo, el Catecismo, continua ampliando la idea que las imágenes de “Jesús” “conducirían simbólicamente a la salvación por el Verbo encarnado.” Pero su argumento falla al no comprender que Dios no se contradice a Sí mismo, de tal modo fabricar e inclinarse – que esencialmente significa rendir honor o “venerar” – a las imágenes de lo Divino todavía está prohibido. Citando como rúbrica de autoridad histórica que apoya la posición que sostienen, afirman que “Fundándose en el misterio del Verbo encarnado, el séptimo Concilio Ecuménico (celebrado en Nicea el año 787), justificó … el culto de las sagradas imágenes: las de Cristo, pero también las de la Madre de Dios, de los ángeles y de todos los santos. El Hijo de Dios, al encarnarse, inauguró una nueva ‘economía’ de las imágenes.”49 Este párrafo del Catecismo se levanta en oposición directa contra la predicación del apóstol Pablo a los atenienses en el Areópago respecto a éste mismo asunto de la idolatría – un incidente que sucedió años después de la encarnación del Señor Jesucristo. Declaró el apóstol, “Siendo pues linaje de Dios, no hemos de estimar la Divinidad ser semejante á oro, ó á plata, ó á piedra, escultura de artificio ó de imaginación de hombres. Empero Dios, habiendo disimulado los tiempos de esta ignorancia, ahora denuncia á todos los hombres en todos los lugares que se arrepientan…44 A estos idólatras que vinieron después de la encarnación se les ordenó arrepentirse de su idolatría y creer en el Evangelio. No obstante, las autoridades católicas atribuyen mayor autoridad a sus razonamientos humanos que a la Palabra escrita de Dios.

Además el mismo apóstol explicó cómo la idolatría corrompe al hombre cuando neciamente comienza a utilizar imágenes para representar a Dios, de hecho, describiendo cómo los idólatras, incluyendo a los que fabrican ídolos han corrompido al mundo.

Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible, en semejanza de imagen de hombre corruptible, y de aves, y de cuadrúpedos, y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, a las concupiscencias de sus corazones, a que deshonrasen entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por siempre. Amén.”45

Los apóstoles fueron por todos lados predicando que Dios envió a Su Hijo para salvar al mundo del pecado, incluyendo la idolatría y sus consecuencias. El apóstol Pablo establece claramente que el Señor Jesucristo no ha de conocerse mas según la carne.46 Aunque vieron al Señor Jesús, los apóstoles nunca describieron su parecer. Proclamaron lo que Él dijo y lo que Él hizo. Enfatizaron Su muerte y resurrección, explicando lo que esos eventos significan y cómo debemos creer en Su muerte y resurrección para ser salvos. Enseñaron al pueblo que Cristo Jesús mismo es la imagen de Dios en el cielo. Esto es así porque Dios es presentado corporalmente sólo en Cristo Jesús el Señor, quien es “la misma imagen de su sustancia.”47 La naturaleza y carácter completos de Dios se manifiestan perfectamente en el Señor Jesucristo. Esto queda claro por lo que los apóstoles enseñaron a la Iglesia.

Idolatría Presentada en Desfile Como Cristianismo

A pesar de la claridad de la Escritura, el campamento evangélico, extensamente acepta la mentalidad romana sobre el uso de la idolatría. En algunos círculos evangélicos se usan las imágenes de Cristo abundantemente. A fin de promover la expresión de la experiencia subjetiva en lugar de la sana enseñanza de la doctrina Bíblica implementan nuevos métodos de enseñanza. Las imágenes comunican el mensaje de que Cristo es distinto al Dios bíblico que no puede representarse mediante una imagen. Algunas iglesias evangélicas apoyan su evangelismo, su educación y su alabanza sobre esas imágenes prohibidas; por ejemplo, sobre la película de “Jesús”, sobre la técnica de presentación de historias que utiliza el flanelógrafo, y etcétera. El currículo de la escuela dominical asocia una imagen de “Cristo” hecha por los hombres con el Señor. Estas imágenes son luego aceptadas como representaciones de Cristo para luego convertirse en el Cristo de facto. Se socava a la doctrina, y silenciosamente se arrebata la autoridad a la Biblia. De esta forma casi cualquier concepto de Cristo viene a ser aceptable. Esto ha puesto el fundamento necesario para establecer una iglesia ecuménica, no bíblica, en la que cualquiera que haya aceptado cualquier tipo de cristo imaginario queda considerado como cristiano. Por ejemplo, “El Proyecto de la Película de Jesús”, un ministerio de la Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo, dice lo siguiente:

Desde 1979, la película de ‘Jesús’ ha sido vista por varios miles de millones de personas alrededor del globo, resultando en más de 225 millones de hombres, mujeres y niños que indicaron haber tomado una decisión de seguir a Jesús. La película de ‘Jesús’ ha sido traducida a más de 1,050 lenguajes, y casi cada semana se añade uno nuevo a este número. Ha traído la Palabra de Dios a las gentes en más de 220 países en idiomas que ellos conocen y entienden.”48

Además, en las así llamadas tiendas de libros cristianos y a través de la Internet, se vende imágenes y fotografías de Jesús y de María. Por ejemplo, usted lee,

En ésta página del Internet encontrará muchas fotografías representando a Jesús y a la Virgen María. Fueron colectadas del Internet y se alega que son auténticas, lo cual es un fenómeno milagroso que está ocurriendo alrededor del mundo. Cada fotografía es acompañada por una descripción breve del enlace al sitio original donde se halló. Oprima en la fotografía para ver una versión más grande.”49

Muchos evangélicos demuestran una ignorancia del significado del segundo mandamiento, el cual prohíbe usar imágenes para representar a Dios.50 El mandamiento prohíbe la creación y el uso de las imágenes. Esencialmente, trae a la mente que Dios es Espíritu, que no ha de concebirse o representarse como la imagen de un hombre o de ninguna otra criatura. En el libro de Deuteronomio se explica aún más el segundo mandamiento, “Y habló Jehová con vosotros de en medio del fuego: oísteis la voz de sus palabras, mas á excepción de oír la voz, ninguna figura visteis Guardad pues mucho vuestras almas: pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego: Porque no os corrompáis, y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón ó hembra.”57 Lo que aquí se prohíbe es hacer una semejanza de Dios Mismo. Al pueblo no se dio, ni había de construir, semejanza alguna de la Deidad. En el Nuevo Testamento encontramos que no se da, ni se ha de hacer, semejanza alguna a Cristo Jesús. Este mandamiento debe permanecer sin abreviaciones. Cualquier similitud o imagen del Padre, del Hijo o del Espíritu Santo es pecaminosa e injuriosa a la majestad del Señor Dios. Muchos evangélicos se encuentran en el camino romano de la idolatría, ignorantes del hecho de que sigue en paralelo a la ruta de la Ortodoxia Griega.51 Claramente la Escritura enseña que es una transgresión de la ley hacer una “representación” o “semejanza” de cualquier cosa que está en el cielo, o sobre la tierra para delinear a Dios. A aquellos que quiebran el mandamiento Dios les llama “los que me aborrecen”,59 y a los que los guardan, “los que me aman.”52 Se promete el castigo por la iniquidad a los transgresores. Él declara, “porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, á los que me aborrecen.”53

Nuestra Respuesta

Muchas de las mayores instituciones evangélicas se han unido abiertamente a la compañía de la Iglesia Católica Romana en falsos movimientos ecuménicos como “Evangélicos y Católicos Unidos”. Tal parece como que ahora el Señor está entregando gran parte de la directiva evangélica a las consecuencias de sus opiniones corruptas y anti-bíblicas. Los evangélicos modernos, cómodos en Sión, han descuidado la lectura de los avances del falso ecumenismo propagado por los documentos del Concilio Vaticano II. Prefieren tener convivencia con “las obras infructuosas de las tinieblas,”54 que inequívocamente se están manifestando en la apostasía ecuménica. Su continuo diálogo y discusión con la Iglesia Católica Romana se está convirtiendo en su propia destrucción. Al sancionar el sistema católico romano como “cristiano” y aceptar las afirmaciones mas prominentes de su mentalidad, niegan públicamente el carácter distintivo de la salvación y el servicio y la adoración del único y verdadero Dios vivo de la Biblia. Este falso ecumenismo lamentablemente avanza ahora rápidamente a pesar de que existen unos cuantos líderes cristianos valientes que fuertemente se oponen a ello. En este aspecto, le urgimos a que haga usted resonar su voz en oposición mediante la predicación y la enseñanza, como también por el Internet.

Puede mostrarse fácilmente que, en nuestro propio tiempo, la mayoría que concurre a las iglesias evangélicas no puede definir correctamente lo que significa la doctrina bíblica de la “justificación por la fe”. Esta abrumadora falta de conocimiento y comprensión bíblica le trae a uno mucha preocupación por la salvación de muchos. Por tanto, tenemos una necesidad de conferenciar en “Cómo reavivar el arte perdido de la proclamación del evangelio.” Hemos llegado a un momento de encrucijada ya que la mentalidad de la Roma papal se ha infiltrado en el movimiento evangélico. Los que verdaderamente se adhieren al Evangelio de Cristo deben sostener que el Evangelio no sólo es el poder de Dios para salvación, sino que como tal no puede combinarse con ningún otro evangelio.55 Por lo tanto, aquellos que son cristianos verdaderos deben separarse a sí mismos, no sólo de la Iglesia de Roma y de su mentalidad, sino que también de los así llamados evangélicos que han aceptado la mentalidad de Roma y que se encuentran laborando desde un fundamento similar. Nos corresponde a nosotros temer al Dios santísimo y obedecer su mandato de estar “…firmes en un mismo espíritu, unánimes combatiendo juntamente por la fe del evangelio.”56

Como lo escribiera el apóstol Juan, el mundo en nuestros días “yace en maldad”57 o bajo el poder del maligno. Timothy George, John Armstrong, la Asociación Evangelística de Billy Graham, la Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo, Doug Wilson y Steve Wilkins son sólo unas pocas personalidades evangélicas prominentes y grupos que han negado públicamente el Evangelio al endosar los términos y conceptos doctrinales erróneos de la Iglesia de Roma. El Espíritu Santo advierte fuertemente las consecuencias apocalípticas que traen estos engaños y el juicio sobre los que promueven mentiras en el nombre de Dios.58 El Señor irá en busca de y traerá su prueba sobre la iglesia visible. Descubrirá y detectará a todos los que dicen que son creyentes evangélicos y que no lo son, sino que continúan con la mentalidad y las convicciones de la Roma papal. Aquel que castigó a los pecadores de Sión advierte con gran severidad a los creyentes de los tiempos del Nuevo Testamento de que llegará a ser más severo aun.59

Lo que debemos recordar es que, para el Señor Dios, la santificación de Su pueblo es su primera prioridad. Solamente un derramamiento gratuito del Espíritu Santo en nuestro tiempo, que vuelva el corazón de su pueblo a Él será el remedio suficiente. Orad para que el Señor se agrade en su misericordia de sanar la ceguera espiritual que infecta a la iglesia evangélica contemporánea antes de permitir que penetre más en las tinieblas. Es por misericordia que estamos orando. Dado el patrón de rebelión terca y pecaminosa que se ha manifestado en estos años recientes es cierto que la iglesia evangélica no merece otra cosa sino un castigo severo a manos de Dios. ¡Este no es tiempo de tratar la gracia de Dios con presunción, sino para orar fervientemente por ella! ¡La gloria de Dios, el evangelio y sus promesas están en juego! “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gracia, por la cual sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor.68


Se concede permiso para copiar este artículo.

Nuestros MP3s se pueden descargar fácilmente y nuestros DVDs pueden ser vistos en Sermon Audio en http: http://www.sermonaudio.com/go/212

Nuestra página en el Internet es: http://helpforcatholics.org

Traducción cortesía de www.basartob.com.


1 http://www.act3online.com.

2 http://ww.act3online.com/passionforthechurch.asp. Énfasis se omite en el original.

3 Catecismo de la Iglesia Católica (1994), Pár. 80.

4 Catecismo, Pár. 82.

5 Juan 10:35; Juan 17:17.

6 Concilio Vaticano II Documento No. 64, Gaudium et Spes, en Vatican Council II: The Conciliar and Post Conciliar Documents, Austin Flannery, Editor (Northport, NY: Costello Publishing Co, 1975) Vol. I, Sec. 14, p.

7 . Énfasis se omite en el original.

8 “Steps to Peace with God” [Pasos hacia la paz con Dios], panfleto de Billy Graham, Evangelistic Association. 8 “Bridge to Life” [Puente hacia la vida], panfleto por NavPress 1969. NavPress es una división de The Navigators [Los Navegantes].

9 http://www.charismamag.com/index.php/news/20728-nearly-1-million-saved-in-great-awakening-tour.

10 Efesios 2:1.

11 Romanos 3:10-11.

12 Efesios 1:4.

13 Hechos 18:27.

14 Romanos 11:6.

15 Catecismo, Pár. 1213.

16 Retorno a la conferencia del 2002 en la Iglesia Presbiteriana de la Visión Federal de la Reforma cuando Steve Schlissel, Doug Wilson, Steve Wilkins, y John Barach procuraron redefinir la doctrina reformada.

17 Douglas Wilson, Reformed is Not Enough (Moscow, ID: Canon Press, 2003) p 168.

18 Ibid., p. 105.

19 Juan 6:63.

20 I Pedro 1:23. 21 Steve Wilkins & Duane Garner, The Federal Vision (Monroe, LA: Athanasius Press, 2004) Ch. II,Covenant, Baptism, and Salvation”, pp. 56-58.

21 Esto se resume en nuestro artículo y DVD llamado “Evangelicals Embark to Papal Rome” [Los evangélicos se embarcan hacia la Roma papal].

22 N.T. Wright, What Saint Paul Really Said (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1997) p. 98.

23 Ibid., p. 158.

24 Ibid., p. 159. 26 Guy Prentiss Waters, Justification and the New Perspectives on Paul (Phillipsburg, N.J.: P &R Publishing, 2004) p. 212. 27 Catecismo, bajo el encabezado general de “Gracia y Justificación”, Pár. 2025.

25 Catecismo, Pár. 1992.

26 Romanos 3:24 Romanos 4:5.

27 Romanos 4:5 véase además Romanos 4:9, 4:11, 4-22-25, y Salmo 106.

28 Efesios 2:9.

29 Juan 6:29. 33 Estos son también dirigidos por hombres como E.P. Sanders, quien es profesor ahora en Duke University y quien escribó Paul and Palestinian Judaism (1977) y James D. G. Dunn de Durham University, en Inglaterra, quien inventó la frase, “la nueva perspectiva”, y la incorporó en su comentario sobre Romanos diciendo que Agustín y Lutero habían malentendido a Pablo.

30 Catecismo, Pár. 1992 Énfasis omitido en el original.

31 Salmos 32:2, 71:15-16, 130:3; Isaías 45:24-25, 54:17, 61:10; Jeremías 23:6, 33:16, 51:10; Daniel 9:24; Lucas 18:14; Romanos 1:17, 3:21-22, 4:6, 11, 5:18-19; I Corintios 1:30; Efesios 1:6; Colosenses 2:10, 3:3; II Pedro 1:1, y otros lugares.

32 II Corintios 5:21. 37 Del tratado, “How to Know That Christ Is in Your Life” [Cómo puedes saber que Cristo está en tu vida] colocado en el sitio del Internet de Billy Graham en el 2004.

33 http://www.ccci.org/wij/index.aspx 6/9/2009. El texto establece además que uno recibe a Cristo por la fe, lo cual es un acto de la propia voluntad.

34 Juan 3:3.

35 Juan 3:6.

36 Juan 1:13.

37 Juan 6:63.

38 Efesios 1:6.

39 Colosenses 2:10.

40 La Iglesia Católica junta los dos primeros mandamientos del Decálogo pero separa el mandamiento de la codicia en dos partes.

41 Catecismo, Párr. 2132 Énfasis se omite en el original.

42 Catecismo, Pár. 2130.

43 II Reyes 18:3-4. Ellos usan la misma lógica para referirse al arca del pacto y a los querubines. 49 Catecismo, Pár. 2131 Énfasis no se encuentra en el original.

44 Hechos 17:29-30.

45 Romanos 1:22-25.

46 II Corintios 5:15-16.

47 Hebreos 1:3 “El cual siendo el resplandor de su gloria, y la misma imagen de su sustancia, y sustentando todas las cosas con la palabra de su potencia, habiendo hecho la purgación de nuestros pecados por sí mismo, se sentó á la diestra de la Majestad en las alturas.

48 http://www.jesusfilm.org/ 6/10/2009 Énfasis no se encuentra en el original.

49 http://jesusphotos.altervista.org/ 6/10/2009 Énfasis no se encuentra en el original.

50No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás á ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, á los que me aborrecen, Y que hago misericordia en millares á los que me aman, y guardan mis mandamientos” (Éxodo 20:4-6). 57 Deuteronomio 4:12-16.

51 El rito Griego Ortodoxo honra y besa sus imágenes, las cuales son pinturas y no estatuas. Afirman que el “uso de íconos fue defendido y sostenido en el Séptimo Concilio Ecuménico. Todavía hoy se celebra el cierre de ese concilio como el ‘triunfo de la ortodoxia’, y los íconos permanecen como una parte central de la fe y práctica Ortodoxa.” 59 Éxodo 20:5.

52 Éxodo 20:6.

53 Éxodo 20:5.

54 Efesios 5:11.

55 Gálatas 1:8-9.

56 Filipenses 1:27.

57 I Juan 5:19.

58 II Tesalonicenses 2: 5-12.

59 Hebreos 10:30, 31. 68 Hebreos12:28, 29.